SHARE
Apiem alerta sobre “denuncias alarmistas de vecinos por miedo al contagio” por la actuación de instaladores

La Asociación Profesional de Empresarios de Instalaciones Eléctricas y de Telecomunicaciones de Madrid, Apiem, ha tenido conocimiento de que propietarios de viviendas en comunidades de propietarios, están llamando a  la policía, para intentar paralizar los trabajos que están ejecutando empresas instaladoras en dichas  comunidades por cierta prevención a la pandemia. Según Apiem, los profesionales instaladores “son los primeros preocupados por la seguridad de los vecinos y de sus propios trabajadores, y están concienciados de la importancia de realizar los trabajos con los equipos de protección oportunos frente al COVID-19”. La asociación afirma que “no acometer la reparación y adecuado mantenimiento de instalaciones eléctricas por miedo al contagio puede suponer un riesgo aun mayor para la salud y seguridad”.

Es por ello que recomienda a instaladores eléctricos y de telecomunicaciones “consensuar con el administrador de finca, o el presidente de la comunidad, el acceso a la propiedad” y también que “informen a los vecinos, estableciendo aquellas prevenciones necesarias de manera sectorizada dentro de la comunidad, en la que necesariamente se debe acometer una ejecución inaplazable y las negativas consecuencias por su paralización”.

Apiem aprovecha también para reiterar “nuestro firme compromiso asociativo, también con la seguridad sanitaria, y con mitigar la propagación de la pandemia”, por ello recomienda también a sus instaladores que las ejecuciones llevadas a cabo en domicilios particulares, a requerimiento de sus titulares, “se realicen mediando una declaración jurada de la no existencia en el domicilio de personas incluidas en el grupo de vulnerables para COVID-19”.

En el escenario actual de estado de alarma, y siempre atendiendo a lo formulado en el RD 463/2020, de 14 de marzo, los instaladores pueden acceder a las comunidades de propietarios en los siguientes supuestos:

  • Averías
  • Urgencias, aunque haya personas ajenas
  • Instalación de mantenimiento e inspecciones en materia de seguridad industrial, cuyo retraso o no ejecución pueda suponer un peligro para la propia instalación, y para el inmueble en el que se encuentre, así como o para la seguridad de usuarios y terceros.

Desde la asociación se recuerda también que el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión especifica que “los titulares de las instalaciones deberán mantener en  buen estado de funcionamiento sus instalaciones, utilizándolas de acuerdo con sus características y absteniéndose de intervenir en las mismas para modificarlas. Si son necesarias modificaciones, estas deberán ser efectuadas por una empresa instaladora”.

El propio Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid advertía recientemente del incremento del riesgo de incendios en las viviendas por la ocupación máxima de las viviendas, y la conexión de numerosos aparatos eléctricos. También hay que extremar la precaución en la instalación eléctrica de las zonas comunes de las comunidades de propietarios. Por ello la asociación recomienda algunas medidas como “no cargar en exceso los alargadores eléctricos y multienchufes, desenchufar los aparatos al irnos a la cama, no dejar el móvil enchufado durante horas, instalar diferenciales eléctricos en las viviendas y, sobre todo, revisar periódicamente la instalación eléctrica”.