SHARE
Nuevas medidas tributarias para pymes y autónomos y modificaciones en calidad y seguridad industrial

El Consejo de Ministros aprobó ayer un Real Decreto-ley de medidas urgentes que prorroga la vigencia de algunas de las normas ya adoptadas para paliar el impacto económico causado por el COVID-19 y establece otras nuevas para diferentes sectores. En la rueda de prensa posterior a la reunión, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, explicó que el objetivo  objetivo es garantizar la protección a los trabajadores, la solvencia de la Seguridad Social y la liquidez del sector productivo, pymes y autónomos.

Entre las medidas tributarias, el Real Decreto modifica la norma del 12 de marzo que permitía a pymes y autónomos aplazar sus obligaciones tributarias hasta un máximo de 30.000 euros durante seis meses, y amplía a cuatro los meses exentos de intereses. Hasta ahora se han registrado 1.016.688 solicitudes de aplazamiento por un importe superior a los 2.031 millones de euros, y el número de beneficiarios asciende a 638.652. Además, y respecto al impuesto de sociedades, el procedimiento de declaración se adapta para que las que no hayan podido aprobar sus cuentas anuales antes del final del plazo de presentación, puedan hacerlo con las cuentas anuales que tengan disponibles.

El Gobierno ha previsto también dotar de más recursos a la Seguridad Social a través de una aportación extraordinaria y dado que se han reducido los ingresos, pero se han incrementado los gastos, como consecuencia de hacerlo también los de las prestaciones por cese de actividad, derivadas de los ERTE y las bajas laborales. Para ello ha aprobado un crédito extraordinario de 14.000 millones de euros para este organismo, así como un préstamo máximo de 16.500 millones sin intereses a su Tesorería General.

Además, el Real Decreto contempla un retraso excepcional este año, hasta septiembre en concreto, de la publicación de la lista de deudores de la Agencia Tributaria, para que puedan ser resueltos con todas las garantías los procedimientos establecidos teniendo en cuenta la situación de crisis sanitaria

Modificaciones en materia de calidad y seguridad industrial

Asimismo, el Consejo de Ministros también aprobó la derogación y modificación de diversas disposiciones en materia de calidad y seguridad industrial, como las relativas a la homologación de determinados productos industriales o que se refieren a materias que han pasado a quedar reguladas por reglamentos europeos. Y entre las modificaciones destaca la modificación de los reglamentos de seguridad electrotécnicos de baja tensión, alta tensión y líneas de alta tensión. Además, se amplían los esquemas de instalaciones de infraestructuras para la recarga de vehículos eléctricos. Uno de los fines es reducir las cargas administrativas al eliminar la obligatoriedad de la homologación de determinados productos.